1000 metros de protección para la escuela 11 de Areco, gracias a Ana Zabaloy

Ana Zabaloy fue una docente rural pionera en la lucha contra los agrotóxicos. Ella sufrió en su salud las consecuencias de las fumigaciones, y falleció el 9 de Junio de este año.

Ana, quien fundó esta Red Federal de Docentes por la Vida, en uno de sus actos de entereza y valor llevó a la Justicia las fumigaciones sufridas en la escuela rural en la que era directora. Y así, hoy brota una más de las semillas que Anita nos dejó.

El pasado 31 de octubre, la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Mercedes, confirmó la medida preventiva dispuesta de oficio por el Juzgado Civil y Comercial n° 4 Departamental, en cuanto a la prohibición de aplicar cualquier tipo de agrotóxico “en un radio de 1000 metros de la escuela rural nº 11 ubicada en el cuartel IV, Paraje La Rosada, del Partido de San Antonio de Areco para los días en que haya clases, debiendo realizarse dichas tareas los días sábado, domingo o feriados educativos”.

Aunque Anita ya no esté más en esta vida, sigue su acción protegiendo esa escuela 11 que ella tanto amaba y que en sus relatos y recuerdos le hacía brillar los ojos.

Se reafirma en la sentencia del Tribunal el principio de prevención de daños (hoy consagrado en los arts. 1710, 1711 y 1712 del Código Civil y Comercial), y citando a doctrina imperante en la materia, afirma que los mismos “…deben ser evitados, puesto que si la Justicia debiera permanecer impasible ante la inminencia de un daño, o de su agravación, ello importaría tanto como crear el derecho de perjudicar” (cit. Alterini, Atilio Aníbal, “Soluciones del Proyecto de Código en materia de responsabilidad civil”; L.L. 30/07/2012, 1; L.L. 2012-D, 1154) .

A su vez, el fallo destaca los considerandos de la ordenanza nro. 4226/17,  que en la actualidad directamente prohibe toda fumigación aérea en el territorio del Partido de San Antonio de Areco, y en los que se ha remarcado que “se encuentran cada vez más acreditados científicamente los riegos a la salud humana que se generan tanto por la cercanía en la aplicación de agroquímicos como en el residual que queda en el suelo y, sobre todo, en el agua de consumo habitual en las zonas rurales…” Asimismo, se puntualiza el  “…relevamiento realizado en la localidad por más de 200 médicos de la Universidad Nacional de Rosario, que revela que la causa de muerte más frecuente es por enfermedades oncológicas (32,3%) y respiratorias (9,6%); que el cáncer es el problema de salud más referido (40%), y que las fuentes de contaminación más referidas son el río contaminado (13,3%) y las cerealeras (12,7%)”.

Ante este nuevo precedente en la materia, exigimos a la Municipalidad de San Antonio de Areco realizar las medidas necesarias para dar efectivo cumplimiento al mismo, y a su vez, impulsar las medidas administrativas o judiciales que considere pertinente a los fines de extender la protección a las restantes escuelas rurales del partido.

Esto es un elemento más de una lucha que se está dando, en todo el territorio nacional, desde las comunidades para defender a la salud y el ambiente frente a un modelo agropecuario basado en transgénicos y venenos. Quizás el capítulo más dramático de esta lucha lo estemos viviendo hoy en Entre Ríos donde el lobby empresario y la complicidad política amenazan recortar la protección a las escuelas rurales que lograron las organizaciones de la coordinadora Basta es Basta!

Cómo decía Anita, las docentes rurales somos testigos obligados del costo humano del actual sistema productivo basado en transgénicos y agrotóxicos. Y allí mismo donde nos riegan con venenos; aún estudiantes, docentes, y personal no docente denuncia ese modelo y pide un cambio desde la escuela como motor central de concientización.  Por eso es crucial que defendamos las escuelas rurales; como ámbito de socialización y posibilidad de reconstruir una trama productiva para la soberanía alimentaria desde la agroecología.

                                                                             Red Federal de Docentes por la Vida

                                                                                                   7 de Noviembre de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *